EL SECTOR DE BAJO COSTE, EL QUE MÁS CRECE

La alargada sombra del titán Inditex tumba a las textiles españolas

Pese al fuerte destello del gigante textil español, la situación no parece excesivamente buena para el resto. Las principales rivales como Mango o Desigual están involucrados en procesos de reforma para asemejar su modelo al de Zara. Por su parte, otras grandes compañías como Cortefiel o Adolfo Domínguez están hundidos económicamente tras años de números rojos. Al final, solo gigantes extranjeros como Primark o H&M, que compiten en el sector ‘low cost’, son los únicos que pueden competir de tú a tú con el titán español

Imagen de Zara. | Estrella Digital
Imagen de Zara. | Estrella Digital
La alargada sombra del titán Inditex tumba a las textiles españolas

En el antiguo volumen de Teagonía, Hesíodo aseguraba que aquellos seres venidos a la vida de la unión de Urano y Gea, proyectaban una sombra que se perdía en el horizonte. Tan basta era la penumbra que emitían sus gigantescas formas que nadie podía escapar de ellos. En la actualidad, aquellas mitológicas figuras son parte de la literatura clásica, pero todavía sobreviven titanes de cuya sombra es muy difícil escapar.

En este 2017, el titán del sector textil y de moda en España cumplirá 42 años en su momento de mayor esplendor. Inditex, ha batido prácticamente a todos sus rivales con soltura. El beneficio neto en el primer semestre del año alcanzó los 1.256 millones, un 8% más, el mayor de su historia. La ventas crecieron un 11%, el Ebitda creció un 7% y sólo en España creció un 8%. Las cifras son todavía mejores si se atiende a su marca insignia, Zara, dónde las ventas crecieron un 13%, y el beneficio marcó un récord al abarcar dos tercios de los beneficios netos totales.

Pese a que los datos son irrefutables, los más aventurados, podrían achacarlos a la mejora del sector. La respuesta es sí. Pero también es no. Algo complicado de entender, pero que una vez se expongan los datos de otras grandes firmas que compiten con Inditex, y la evolución del sector se comprenden de manera rápida.

Es innegable, que el sector ha virado al alza. El textil español ha encadenado tres años de crecimiento, y las previsiones es que prosiga su ascenso. En 2019, el EAE Bussines School, prevé que el gasto aumente hasta superar los 26.100 millones, un 10,6% más alto que los 23.600 millones de 2014.

Pero, también es innegable que la evolución de las empresas textiles españolas son en muchas ocasiones, opuestas a las de Inditex. Mango apenas registró beneficio pese a aumentar el volumen de ventas. Cortefiel cerró el último ejercicio fiscal con pérdidas y una deuda que preocupa. En Desigual, el beneficio en los seis primeros meses del año se desplomó un 22,6%, respecto al año anterior. Adolfo Domínguez ha tenido que echar mano de un Ere a su plantilla para cuadrar una cuentas, que han acumulado pérdidas durante el último lustro.

La difícil situación del textil española

El brillo que emite Inditex, eclipsa las penumbras del sector para otras muchas empresas. Incluso aquellas que por tamaño podrían hacer frente el titán. El último informe publicado sobre la situación del sector, databa el número de empresas en 7.854. La cifra era un 3% inferior al año pasado, y hasta un 45% menos que en 2004.

Las dos firmas textiles españolas detrás de Inditex, Mango y el Grupo Cortefiel, están inmersas en un profundo proceso de consolidación. En especial, la segunda cuya deuda acumulada ha hecho tambalear al propio grupo. Los propietarios del conglomerado: CVC Capital Partners, PAI Partners y Permira reconocieron el pasado mes de septiembre no contaban con la liquidez suficiente para hacer frente a sus más de 1.100 millones de deuda.

Los graves problemas financieros del Grupo Cortefiel, no son los únicos del sector. Sin ir más lejos, la firma Blanco, que competía directamente contra Zara, tuvo que cerrar por sus malas cifras. Otro que afronta graves problemas económicos es Adolfo Domínguez, que en los nueve primeros meses del año perdió casi 17 millones de euros. Los malos datos que arrastra la firma desde 2012 le ha obligado a cerrar más de 200 tiendas, un tercio del total que tenía.

¿Cómo competir con el gigante?

Incluso aquellos que no están apurados económicamente, también han tenido que reorganizar su negocio para no perder comba con Inditex. Tras los malos resultados presentados, Mango se vio obligado a reforzar su apuesta por el concepto “fast fashion”. La idea de ‘modapronta’, un flujo continuo cada dos semanas de nuevas prendas, fue una de las revoluciones que Amancio Ortega introdujo en Zara que describió en libro “Visión y Estrategia de Amancio Ortega”, escrito por el periodista David Martínez. La marca que aglutina Violeta, Mango Kids y Mango Man anunció que sus tiendas se renovarían cada 15 días como su competidor Zara.

Otro de las grandes firmas textiles españolas, Desigual, anunció un plan de eficiencia en 2016 en el que limita aperturas, aumenta cierres y habrá reubicaciones debido a “la moderación de ventas”. Pocas de las firmas que plantan cara a Inditex, al menos aguantan el tirón con crecimiento de márgenes, es Textil Lonia que aglutina las firmas de Carolina Herrera o Purificación García.

Sin embargo, los verdaderos competidores que le han surgido a la firma de amancio Ortega no son españoles y están orientados hacía el ‘low cost’. La cuota del mercado de bajo coste casi se ha duplicado en los últimos años, y la entrada de marcas como Primark han hecho que Zara sea considerada ya como una firma cara. De hecho, la cadena irlandesa es la segunda que más vende en España y pisa los talones a Zara.