RESULTADO NETO DE 1.736 MILLONES

Un 2016 “retador” para Repsol

La petrolera ha celebrado, como cada año, su Junta General de Accionistas, en la que se han presentado los resultados de 2016, un año marcado por la volatilidad de los precios de los mercados a la que ha conseguido hacer frente y seguir “generando caja”

Junta de Accionistas 2017 de Repsol. | Foto de archivo.
Junta de Accionistas 2017 de Repsol. | Foto de archivo.
Un 2016 “retador” para Repsol

Repsol ha celebrado en Madrid este viernes su Junta General de Accionistas 2017, en la que el Presidente de la compañía, Antonio Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, han presentado los resultados de 2016 y la evolución del primer trimestre de 2017. Pese a un año de volatilidad en los mercados y la considerable caída del precio del crudo, la compañía ha conseguido unos beneficios netos de 1.736 millones de euros en 2016, un 42% más de lo previsto. 

El presidente de Repsol ha iniciado su discurso hablando de las cuatro variables que afectan directamente al sector y al día a día de su compañía. Estas son el precio del crudo y del gas, que son sus dos productos básicos, los márgenes de refino y el precio del dólar cuando se compara con el euro ya que el negocio funciona en dólares.

De estos cuatro grandes ejes, Brufau dice haberse comportado mucho peor en 2016 que en el año 2015. En lo que corresponde a la evolución del precio del crudo, este ha caído en el año 2016 un 16% en relación con el año anterior, y ha pasado de 52,4 dólares en el índice Bren al 43,7. La razón de esta caída, según el presidente de Repsol, ha sido la sobreoferta de la OPEP, “Un exceso de producción por parte de países como Arabia Saudí, Irán e Irak, que lucharon para mantener cuota de mercado. Afortunadamente este exceso de producción vino compensado con un gran incremento de la demanda. No obstante, la oferta fue mayor a lo largo del año y provocó un desfase de 400.000 barriles día que repercutió en los precios a la baja”.

En 2017, esta política de la OPEP de ganar cuota de mercado ha venido suavizada y a finales del 2016 se hizo un acuerdo de recorte en la producción que está incorporando un equilibrio de oferta y demanda, algo favorable para el sector que, en palabras de Brufau, así espera que continúe. El presidente de la petrolera destacó que las previsiones apuntan a que el precio del crudo siga al alza durante el año 2017, hasta alcanzar una media de 57 dólares por barril, precio que podría seguir subiendo en 2018, hasta alcanzar los 65 dólares. A este respecto, destacó que todo apunta a que se mantendrá el recorte de producción acordado por la OPEP durante seis o nueve meses más, y a que continuará el crecimiento en la demanda.

Resultados 2016 y comienzo de 2017

En su discurso ante la junta de accionistas, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha calificado el 2016 de “retador” para Repsol y el sector, debido a la volatilidad de los mercados y a los bajos precios del crudo y del gas. Pero que en este contexto, “la compañía ha sido capaz de crear valor y seguir generando caja”.

La compañía alcanzó un resultado neto de 1.736 millones de euros, el mayor de los últimos cuatro años, según Imaz, gracias a la “fortaleza y flexibilidad” mostrada por los negocios, especialmente tras la adquisición de Talisman, y a la “eficacia” del programa de actuación puesto en marcha para contrarrestar la caída de los precios de las materias primas de referencia.

Durante su intervención, el consejero delegado de Repsol también ha repasado los resultados obtenidos durante el primer trimestre de 2017, en el que la empresa ha seguido gestionando un entorno de bajos precios del petróleo y el gas. La compañía alcanzó un beneficio neto de 689 millones de euros en los tres primeros meses del año, un 59% superiora los 434 millones de euros obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior.

40 dólares por barril

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha afirmado que “El año 2016 ha sido clave en el desarrollo de nuestro Plan Estratégico y los avances han sido muy relevantes” y ha añadido que todos los esfuerzos de la compañía “van a continuar enfocados durante el año 2017 y siguientes en mantener una caja positiva en el entorno de los 40 dólares por barril”.

Imaz ha recordado que la compañía parte de una nueva dimensión y perfil tras haber acometido una operación “transformadora de crecimiento” con la incorporación de Talisman, que le ha otorgado un “alto grado de flexibilidad para tomar decisiones, con una cartera de activos de alta calidad y focalizada en países de la OCDE, de mayor estabilidad”.

Además, el ejecutivo de la pretolera ha anunciado que Repsol actualizará su plan estratégico en el primer semestre de 2018 y ha concluido que “Repsol es hoy una compañía más fuerte, más ágil y competitiva, con un modelo altamente integrado, más eficiente, con un portafolio optimizado, con mayores capacidades técnicas y tecnológicas, y comprometida con el cambio climático y los retos que nos plantea”.

Acciones

Durante 2016, la acción de Repsol se revalorizó en bolsa un 33%, lo que supone una de las mayores subidas entre sus comparables europeas y del IBEX 35. Además, en el scrip dividend cerrado en enero de 2017 en sustitución del tradicional dividendo a cuenta del ejercicio 2016, los titulares del 80% de los derechos de asignación gratuita optaron por recibir nuevas acciones de la compañía.

La junta ha aprobado el pago de un dividendo complementario correspondiente al ejercicio 2016 de 0,45 euros brutos por acción, a través del programa “dividendo flexible”. Esto supone elevar un 28,5% el dividendo con respecto a la retribución a cuenta de unos 0,35 euros brutos por título abonada el pasado mes de enero y situar el dividendo total correspondiente al ejercicio 2016 eb kis 0,8 euros brutos por título, en línea con lo abonado el año anterior.