INCREMENTO DE VENTAS

La mejora de la economía y el sector de la decoración

Cuando la gente tiene algo más de dinero disponible, la creatividad se estimula. Un ejemplo es la decoración de interiores

La mejora de la economía y el sector de la decoración.
La mejora de la economía y el sector de la decoración.
La mejora de la economía y el sector de la decoración

Hay sectores que indican si realmente la economía está mejorando o no. Cuando empiezan a escasear los ahorros de la gente, se nota un descenso en las ventas que indica que estamos en crisis, y no se puede decir que ha pasado hasta que estas se recuperan. De todos ellos, el que posiblemente esté casi al final del túnel es el de la decoración, un sector en el que todo apunta a que este año habrá un incremento de las ventas.

La decoración, algo que se aparca siempre cuando la cosa va mal

A todo el mundo le gusta decorar su casa. Hacer los cambios necesarios para sentirse a gusto y mostrar su personalidad al entrar por la puerta. Cambios que a menudo son ligeros retoques, mientras que otras veces pueden suponer una renovación completa de una habitación. Hay quien le encantaría cambiar toda la casa cada cierto tiempo, comprando muebles nuevos y dando a su hogar un toque que siga las tendencias.

El problema es que, cuando llegan los problemas económicos, decorar suele quedarse en segundo plano. La crisis ha hecho que se aparquen miles de proyectos e ideas, esperando a que los vientos cambien y el panorama sea algo más propicio. Un panorama que empieza a cambiar, y que se ratifica al ver que aumenta la venta de sillas en 2017. Y junto a las sillas, lo hace también todo el sector de la decoración, para alegría de aquellos profesionales que se dedican a ello. Además de para quienes pueden disfrutar de decorar con estilo propio su hogar.

Efectos del aumento de poder económico sobre el sector de la decoración

Hay algo muy significativo en el aumento de ventas que experimenta el sector de los muebles y la decoración. Se trata de una industria que no recibe estímulos para que la gente compre, como ocurre en otros sectores. Por ello, cuando se nota que las ventas de muebles empiezan a recuperar el nivel de años atrás, e incluso las superan algunos meses, hay quien lo destaca como un claro síntoma de que la economía vuelve a la senda de la recuperación.

La gente puede destinar parte de su dinero a otras cosas que no sean cubrir sus gastos y se nota. No hay que esperar a que todo esté demasiado viejo y haya que cambiar el mobiliario obligatoriamente. Los sofás, las sillas y los armarios de diseño tienen una alta demanda, sin duda motivada también por precios que se han ajustado para atraer al público. Tener una casa moderna y decorada con buen gusto en realidad es más asequible que antes de la crisis, bien por el hecho de que muchos compradores recurren a montar ellos mismos los muebles o porque se utilizan nuevos materiales que permiten reducir el precio. En cualquier caso, es evidente que hay una relación directa entre el aumento de poder adquisitivo y las ventas en este sector.

La inspiración y el gusto personal

Hay algo que no se puede obviar. Y es que cada uno tiene un gusto particular, por lo que la decoración tiene que ofrecer todo tipo de alternativas. Las tendencias varían de una temporada a otra y las páginas con ideas para decorar espacios no dejan de mostrar nuevas propuestas.

Ahora, con una economía que parece por fin remontar el vuelo, los fanáticos de la decoración vuelven a tener la posibilidad de hacer los cambios que siempre han querido, pero que el bolsillo les obligaba a retrasar. La espera ha terminado.