Martes 20.11.2018
deporte y tecnología

Descubre por qué deberías tener un pulsómetro para tu entrenamiento

Existen quienes aseguran que tener un pulsómetro durante el entrenamiento es ser esclavos de “ese aparato”. Sin embargo, si quieres tener mejores resultados, quizás deberías considerar tener uno

Con un pulsómetro podrás entrenar con mayor efectividad

Existen quienes aseguran que tener un pulsómetro durante el entrenamiento es ser esclavos de “ese aparato”. Sin embargo, si quieres tener mejores resultados, quizás deberías considerar tener uno.

Si bien es cierto que un pulsómetro no va a hacer magia a favor de tu entrenamiento, toma en cuenta que con uno podrás medir tu ritmo, saber cuántas calorías estás consumiendo, cuál es la distancia que has recorrido y cómo va tu pulso.

Los datos que te proporciona un pulsómetro son ideales para optimizar tu entrenamiento y así conseguir mejores resultados, ya que evitarás entrenar a un nivel muy bajo respecto a tus posibilidades o muy alto según las mismas.

A continuación vas a conocer las ventajas que te ofrece un pulsómetro, que son las razones por las que debes tener uno. Estas dependen esencialmente del modelo de pulsómetro que te decidas a adquirir, nosotros te recomendamos el Polar M430, ya que sus cualidades ofrecen cada una de las ventajas que te presentamos a continuación.

Posibilidad de regular el esfuerzo en tiempo real

Gracias a que el pulsómetro es un dispositivo con la capacidad de contabilizar variables como las calorías quemadas, frecuencia cardíaca, tiempo de entrenamiento, altimetría, distancia e incluso un mapa del recorrido, te ayuda a regular el esfuerzo que realizar basado en información real.

De manera que si tu objetivo es quemar grasa, podrás saber si realizas el esfuerzo suficiente para lograrlo o si por el contrario requiere de más esfuerzo.

También sucede que en ocasiones llevas tu cuerpo hacia el extremo y necesitas reducir el ritmo para que tu entrenamiento sea sostenido en el tiempo y seguro, esto puedes determinarlo si cuentas con un buen pulsómetro.

Almacenar tus rutinas de entrenamiento

Esta es otra de las ventajas que te ofrece un pulsómetro y que repercute en la efectividad de tu entrenamiento. Puedes almacenar tus rutinas o los entrenamientos que más te han gustado y que necesitas para así consultarlos y tenerlos siempre a la mano.

En el caso del Polar M430 esta ventaja se incrementa porque es un modelo que cuenta con una memoria flash de 8 Mb, además te da la posibilidad de descargar tus rutinas a través de la App de Polar. Lo más interesante es que posee un software que te permite navegar entre las opciones sin ningún problema.

Los aspectos técnicos como el software de tu pulsómetro importan mucho, ya que te dará más accesibilidad y una mejor experiencia durante el uso de este importante recurso a favor de tu entrenamiento.

Funciona como un refuerzo a favor de tus rutinas de entrenamiento

Hasta el momento has leído algunos aspectos técnicos que te permiten saber por qué es mejor entrenar con un pulsómetro en tu brazo. Sin embargo no hay que olvidar la parte motivacional.

Cuando comienzas a usar un pulsómetro para hacer tus rutinas de entrenamiento, éste se hace parte de la rutina y se convierte en un aliado. Conocer en tiempo real tu rendimiento te lleva a retarte cada vez más subiendo la intensidad a un ritmo sensato, cada día querrás saber cómo has rendido en relación del anterior y eso te motivará a no descuidar y saltarte tu entrenamiento.

Si todavía no tienes tu pulsómetro, llegó el momento de considerar adquirir uno y sumar estas ventajas a tu entrenamiento.