CONCIERTO

Flamenco y poesía se unen para “dar el cante”

Los versos de Antonio Gamoneda, Félix Grande o Ángel González se arrancan por bulerías en Madrid y Sevilla

Sergio Burgas y david Morello, en pleno cante.
Sergio Burgas y david Morello, en pleno cante.
Flamenco y poesía se unen para “dar el cante”

El flamenco y la poesía se unen esta tarde en Madrid en la voz del cantaor y poeta David Morello al que acompaña en este envite la guitarra de Sergio Burgas. El recital es un homenaje a los poetas y, al mismo tiempo, un proyecto que apuesta por la renovación de las letras en el cante flamenco. Se podrá disfrutar a las 20:30 de hoy en el Café Comercial de la capital.

Los poemas que canta David Morello han sido adaptados a palos como la malagueña, la soleá, tientos, tangos, bulerías, alegrías o fandangos. Tradición y modernidad están presentes en esta ceremonia de la palabra hecha música con la que el cantaor “ha tratado de guardar la esencia de la poesía, el eco poético de las letras y el eco flamenco que estas poseen” para conseguir que suenen con el duende que tienen los versos del arte flamenco.

Los acordes se lanzan al aire desde las cuerdas de la guitarra de Sergio Burgas para avivar los poemas de autores como Antonio Gamoneda, Félix Grande, Francisca Aguirre, Ángel González, Nicolás del Hierro, José Elgarresta, Manuel López Azorín, Luis Alberto de Cuenca, José Luis Morales, Rafael Montesinos, Ramón Hernández o Manuel Lacarta, que resuenan en este recital de una manera distinta a como se han escuchado hasta ahora. La idea es trabajar con textos contemporáneos e ir sumando al proyecto nuevos autores españoles de nuestros días.

Cantaor y guitarrista dieron cuenta de su complicidad esta semana en la premier que ofrecieron, rodeados de aperos de labranza, algunos poetas y entendidos del cante, en una taberna a la antigua usanza del Madrid castizo, o de lo que queda de él.

Este concierto flamenco volverá a sonar en Madrid este sábado a partir de las 20:30 entre las añejas paredes del Café Comercial. Para quienes no puedan acercarse o quieran repetir, el último sábado de mayo podrán escucharlo de nuevo en ese mágico rincón de la cultura hispalense que es La Carbonería de Sevilla.