UN ACTO MUY BENEFICIOSO

¿Por qué contarles cuentos a los niños?

Mejora le relación entre padres e hijos y permite que los niños trabajen la memoria, la sensibilidad y su capacidad de atención

Fotos de cuentos. | El bosque de las fantasías
Fotos de cuentos. | El bosque de las fantasías
¿Por qué contarles cuentos a los niños?

Seguro que recuerdas que cuando eras pequeños tus padres te contaban diferentes cuentos antes de ir a dormir, ¿verdad? Hoy en día esta imagen ha quedado bastante olvidada debido al ritmo de vida que llevamos, pero la verdad es que no debería ser así.

Contar un cuento a un niño es un acto muy beneficioso, tanto para la relación entre padres e hijos, como para el desarrollo del propio niño. Y es que, a través de los cuentos se consiguen muchas cosas, como por ejemplo, que desde temprana edad los niños sean más reflexivos. Gracias a los cuentos, también se puede empezar a comprender la diferencia entre lo bueno y lo malo, por ejemplo. Junto con esto, también se trabaja la memoria, la sensibilidad y su capacidad de atención.

Y es que, con el cuento lo que se consigue es captar la atención del niño, haciendo que esté atento y tranquilo, de manera que leer un cuento también va estupendo para aquellos niños más nerviosos.

A través de estos cuentos, podemos conseguir enseñar diferentes lecciones de vida, idiomas e incluso conseguir que los pequeños ganen más confianza tanto en ellos mismo, como con los padres, de manera que en un futuro puedan contar con lo padres para explicarles cualquier cosa.

Hay que tener en cuenta que no todos los libros son aptos para todos los niños, y es que, a parte de los gustos de cada uno, también es importante fijarse en la edad. Es por ello que existen algunas webs, como por ejemplo, El bosque de las fantasías, donde podrás encontrar una gran variedad de cuentos clasificados por edades, entre los cuales podrás elegir el que más prefieras para explicarle a tu hijo.

Eso sí, es importante elegir un buen lugar a la hora de contar el cuento, ya que debe ser un sitio cómodo, que cuente con la luz necesaria para poder leerlo. Además, deberás leerlo dándole la entonación necesaria y adecuada en todo momento, manteniendo de esta forma el interés del pequeño en la lectura.

Y por supuesto, deja que el niño participe en la lectura, ya sea haciendo preguntas o aportando comentarios. De esta manera también podrás comprobar si está atento y si comprende la lectura de manera correcta.

Sin duda, son muchos los beneficios de leer cuentos a los niños, siempre es bueno intentar sacar un ratito para leerles un cuento.