DIFUSIÓN DE LA CULTURA Y LA DANZA INDIA

Bollywood, en Madrid

El festival inaugura el verano contagiando la euforia y luminosidad de los sonidos y colores de la India. Bailes, artesanía y moda nos acercan al folclore y modernidad del país asiático

Bollywood Summer ha querido difundir la cultura y la música india.
Bollywood Summer ha querido difundir la cultura y la música india.
Bollywood, en Madrid

Este fin de semana se ha celebrado en Madrid el Festival Bollywood Summer en el que han participado diversos grupos y entidades para la difusión de la cultura y la danza india.

Durante los dos días que ha durado este evento, las alumnas de las escuelas Internatyam y Ekadâ exhibieron todo lo estudiado y practicado durante el curso. Qué no ha sido poco porque dominar con corrección estas danzas requiere, sin duda, dedicación y esfuerzo. Dirigidas por las profesoras Vanesa Sánchez, Clara Chinoy, Laura García y Fátima Montero, las bailarinas y algunos bailarines, los hombres aquí son minoría, se han presentado ante el público interpretando varios tipos de danza india para dar la bienvenida al calor estival.

Ataviados con trajes de vivos colores, ricos complementos y llamativos adornos, representaron sobre el escenario las figuras geométricas de la danza clásica Bharatanatyam proveniente del sur de la India que es, según comentan los entendidos, la más extendida de las diversas clases de danza hindú. También bailaron Bhangra, danza folklórica de las regiones norteñas que fue escenificada por el grupo Mollywood, cuyas acrobacias y saltos hicieron vibrar incluso a los espectadores menos bailongos. Otras coreografías clásicas y más reposadas tuvieron igualmente su lugar en este Bollywood Summer, como la danza femenina Odissi, llegada desde el estado de Orissa situado en la costa este del país, o la danza Kathak. 

Las danzas clásicas ejecutadas en este festival se enmarcan dentro de las ocho danzas que reconoce y apoya la Sangeet Natak Akademi, Academia Nacional para la danza y teatro de la India. Estas danzas, originarias de diferentes regiones, fueron recuperadas por la Sangeet que las ordenó y dotó de un método a partir del Natia-Shastrá, antiguo tratado de artes dramáticas y música hinduista escrito entre el 400 y el 200 a.C. que se atribuye al musicólogo Bharatá Muni. En la cultura tradicional india estas danzas tuvieron una finalidad social concreta y se bailaban en la celebración de alguna festividad o de los cambios de estación.

El salón de actos de la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid, a pocos pasos de la Puerta del Sol, fue el lugar elegido por los organizadores para iniciar este encuentro con la India. El domingo el festival trasladó su música vitalista y belleza estética al barrio de Embajadores, donde pudimos acercarnos a la moda hindú con sus cholis, anarkalis, kurtas, saris, gungurus y velos. Degustando un chai (té de la India) en un vaso típico de Rajastán, disfrutamos de las vistosas tonalidades de sus cojines, telas y bordados. Asimismo, tuvimos otra oportunidad para intentar emular las contorsiones de las bailarinas de Bollywood, con las actuaciones de los grupos Bollywood Revolution, Mollywood y Desi Girls, grupo de danza del Centro Social Comunitario del Casino de la Reina, que han impregnado de júbilo y entusiasmo este primer fin semana del verano.