CURIOSIDADES DEL EVENTO

Madrid se tiñe de verde en honor a San Patricio

Desde la tarde del jueves hasta la madrugada del viernes 17 de marzo la Puerta de Alcalá, el Palacio de Comunicaciones y la Fuente de Cibeles se iluminarán con motivo de la fiesta nacional de Irlanda

La Fuente de Cibeles iluminada. | Imagen de archivo
La Fuente de Cibeles iluminada. | Imagen de archivo
Madrid se tiñe de verde en honor a San Patricio

Saint Patrick's Day, la fiesta de San Patricio, tendrá lugar, como cada año, el próximo 17 de marzo. Desde hace un tiempo se celebra en España esta fecha en honor al patrón de Irlanda, un día perfecto para divertirse y tomar algo con los amigos entre pintas y tréboles. En Madrid, la Fuente de Cibeles se unirá de nuevo a la Puerta de Alcalá y al Palacio de Comunicaciones, que volverán a iluminarse de verde (el color de la conocida como Isla Esmeralda) con motivo de esta celebración. El encendido ha tenido lugar a las 19:30 de este jueves y se mantendrá hasta la madrugada del viernes. De esta manera, la capital se une a la #olaverde, el evento mundial en el que decenas de monumentos, iconos arquitectónicos y enclaves emblemáticos se iluminan para celebrar San Patricio.

Por su parte, Barcelona se unirá por primera vez a la celebración del Patrón de Irlanda con la iluminación de la Fuente Mágica de Montjuic, las Fuentes Gemelas de la Plaza de Cataluña y la Fuente del Paseo de Gracia. Otros enclaves de la geografía española como el Gran Casino en Santander, la Casa Consistorial en Málaga, el Edificio Etopia en Zaragoza, el Palacio Consistorial en Cáceres, el Edificio Anexo al Ayuntamiento de Murcia, la Fuente de Santa Eulalia de L’Hospitalet de Llobregat, la Cúpula del Milenio en Valladolid y el Ayuntamiento de Tortosa (Tarragona) también se unirán a la celebración de San Patricio. En A Coruña con la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Plaza de España de Adeje (Tenerife) y la fuente de la glorieta de Don Juan de Austria en Sevilla volverán a teñirse de verde, participando un año más en la celebración.

5535824640_8c801dcb1c_o

Curiosidades de Saint Patrick's Day

El símbolo de la fiesta es el shamrock (el trébol), con el que, según la leyenda, San Patricio explicó el dogma de la Trinidad a los irlandeses durante sus años como misionero. Durante el día de San Patricio, es tradición llevar un pequeño trébol que se deja caer en la última copa de cerveza o de whisky del día, las bebidas tradicionales de la isla. Esta costumbre es conocida como 'drowning the shamrock', traducido como ahogar el trébol, y la leyenda dice que esta costumbre trae un año de prosperidad.

Una de las bebidas típicas de la fiesta es la Guinness, nacida en 1759 en la histórica St. James's Gate Brewery en Dublín, donde todavía se produce esta cerveza negra elaborada con cebada. Durante el día de San Patricio, el consumo mundial aumenta de 2,3 millones de litros al día a más de 6 millones, y todo ello al grito de ‘Sláinte!’, la palabra gaélica que significa ‘salud’ y que tradicionalmente se pronuncia antes de un brindis. 

st-patrick-day-parade

Otra de las cosas curiosas de esta festividad es que St. Patrick no nació en Irlanda, no se llamaba Patrick y, técnicamente, tampoco es santo, pues nunca fue canonizado. Se cree que nació en Escocia o Gales a finales del siglo IV, durante la dominación romana, y su nombre de nacimiento era Maewyn Succat. Con 16 años fue secuestrado por unos piratas y trasladado a Irlanda, donde pasó sus años de adolescencia pastando ovejas. Tras escaparse y volver a Inglaterra, Maewyn se convirtió en monje y adoptó el nombre cristiano de Patrick (que, a día de hoy, sigue siendo uno de los nombres más frecuentes entre los irlandeses). Ya de adulto, regresó como misionero a la isla e introdujo el cristianismo entre los pueblos celtas, lo que le valió la veneración católica.

Además, el Día de San Patricio no nació en Irlanda, sino en los Estados Unidos, donde los inmigrantes irlandeses comenzaron a celebrarlo desde el año 1700 para mantener vivas sus raíces. La presencia de irlandeses se hizo aún más fuerte en 1800, cuando la gran hambruna obligó a muchos abandonar su tierra. De hecho, hay más de 40 millones de estadounidenses que tienen ascendencia irlandesa.