ESPERA SU PRIMER HIJO

Irina Shayk, la primera embarazada que desfila para Victoria's Secret

La espectacular modelo desfiló para la conocida marca de lencería femenina con sendos estilismos que tapaban de forma estratégica su vientre 

Irina Shayk desfila para Victoria's Secret. | Instagram
Irina Shayk desfila para Victoria's Secret. | Instagram

Ha sucedido un hecho sin precedentes en el desfile más esperado del año. En la noche de este miércoles 30 de noviembre tenía lugar la puesta en escena de Victoria's Secret, un espectáculo de luz y color apoyado por las modelos más espectaculares del globo terrestre. Las guapísimas chicas lucieron diferentes estilismos, a cada cuál más llamativo, pero fueron un par los que se llevaron toda la atención de la prensa. Y los lucía la misma 'top'.

 

 

Una foto publicada por irinashayk (@irinashayk) el

 

Irina Shayk se subía a la pasarela con su correspondiente ropa íntima, pero con una parte estratégicamente tapada: el vientre. Un conjunto azul con gabardina y botas de cuero negras, en la que el liguero tapaba su tripa, y otro rojo con un batín anudado con el que la atención se centraba en el escote de la modelo rusa, fueron la solución que usaron los diseñadores para ocultar lo que ya es un secreto a voces: la rusa está embarazada.

Desde hace unas semanas, los rumores de embarazo persiguen a Irina Shayk por donde pasa. Ni ella ni su pareja, el actor Bradley Cooper, han confirmado la noticia, pero sus curvas con los diseños lenceros de Victoria's Secret no dejan mucho lugar a dudas. De hecho, medios como 'Vogue USA' han dado por hecho que la modelo está encinta. 

 

 

Congratulations to #IrinaShayk and #BradleyCooper on expecting their first child ❤️🌟

Una foto publicada por was victoriasconfessions ❤️ (@victoriasconfession.s) el

 

Esta es la primera vez que una de las jóvenes elegidas desfila para Victoria's Secret en estado de buena esperanza. Antes, Alessandra Ambrosio decidía volver al trabajo únicamente ocho semanas después de dar a luz, mientras que otras como Candice Swanepoel y Behati Prinsloo preferían tomarse un año sabático y así regresar al mundo de la moda con fuerzas repuestas.