La prudencia y la prevención de los bañistas reducen el riesgo de accidentes en la piscina

La prudencia y la prevención de los bañistas reducen el riesgo de accidentes en la piscina
Poner en práctica las medidas de seguridad obligatorias en piscinas permite a los usuarios disfrutar con mayor seguridad del baño y evitar posibles accidentes
/COMUNICAE/

Poner en práctica las medidas de seguridad obligatorias en piscinas permite a los usuarios disfrutar con mayor seguridad del baño y evitar posibles accidentes


Aunque las piscinas públicas y comunitarias cuentan con personal de vigilancia, los usuarios son quienes realmente tienen en su mano la posibilidad de disfrutar de un baño seguro. Así lo aseguran desde Argos Piscinas, empresa especializada en la construcción y el mantenimiento de piscinas, así como la gestión de instalaciones acuáticas. En Argos Piscinas están especializados en los servicios de contratación de socorristas titulados para piscinas. A pesar de que su función es velar por la seguridad de los usuarios, sus profesionales insisten en que la prudencia y la prevención por parte de los bañistas es el primer paso para reducir el riesgo de accidentes en la piscina.

Las actuaciones imprudentes en piscinas pueden tener consecuencias fatales. La misión de los socorristas es estar al servicio de los usuarios para atender todas sus dudas o consultas, además de velar por el cumplimiento de las normas de uso de la instalación. Desde Argos Piscinas recuerdan que lo primero que debe tener en cuenta todo bañista a la hora de entrar a la piscina es no sobrevalorar nunca sus aptitudes como nadador. Esto quiere decir que una persona que no esté segura de nadar en determinadas zonas o no se sienta autosuficiente, jamás debe arriesgarse a intentarlo. También es muy importante no lanzarse de cabeza si no se conoce bien la piscina o si se tiene la duda de que hay escasa profundidad.

Por otro lado, desde Argos Piscinas señalan que los usuarios de la piscina deben ser prudentes con las digestiones. Por ejemplo, hay que evitar el baño después de haber realizado una comida copiosa. Por este motivo sus profesionales apuntan que “se deben esperar dos horas después de la comida para completar el proceso de la digestión”. También insisten en que no es recomendable entrar de cabeza: lo mejor es refrescar primero brazos, piernas y nuca, para después realizar la inmersión lentamente. Además, para evitar insolaciones tanto en el agua como fuera de la piscina, es recomendable que los bañistas utilicen una gorra o sombrero para protegerse del sol.

En Argos Piscinas se encargan de la gestión de socorristas titulados para piscinas que, además de realizar una labor de prevención, también se encargan del mantenimiento de la piscina. Para ello realizan análisis con el fin de controlar los parámetros químicos del agua, limpian los fondos y recogen las hojas caídas de los árboles.

Fuente Comunicae