Cerrajeros ex militares georgianos, en bandas organizadas

Querer estar seguros es poner un voto de confianza en los profesionales de la cerrajería y en los elementos de seguridad. Pero ¿qué pasa si esa confianza se pierde? ¿Qué pasa si el sistema se corrompe y, los que creíamos aliados, se vuelven enemigos?

No es común conocer que los cerrajeros profesionales en los que tanto confiamos suelan ser parte de grupos vandálicos dedicados al robo de casas, pero esa es la situación que se ha desatado.

Hace muy poco se ha desarticulado una banda de ex militares georgianos que trabajaban como verdaderos profesionales para tomar posesión, con violencia, de los bienes que encontraban en las casas de sus víctimas.

El ser ex militares los convirtió en sujetos muy precavidos, con medidas de seguridad extremas; los asaltos no eran escogidos al azar y el procedimiento siempre era el mismo: uno entra y los demás vigilan múltiples sitios desde donde se pudiesen disparar alarmas de robo. Uno en el rellano, otro en la puerta del edificio, el otro en la calle… todos trabajando en conjunto.

Una operación completamente sincronizada que les funcionó en aproximadamente once casos y que pudo haber funcionado en muchos más si no los hubiesen atrapado; debemos dar las gracias a los efectivos policiales y su pronta respuesta ante la situación.

La ambición fue lo que los delató, al querer llevarse una caja fuerte de una casa despertaron el interés de unos vecinos y así fueron atrapados. El crimen perfecto, nuevamente, fue arruinado por las debilidades del ser humano; arriesgaron mucho y lo perdieron todo.

Las técnicas que usaban eran dignas de los mejores, tal y como nos han comunicado estos cerrajeros 24h en el área de Barcelona; técnicas de la cerrajería clásica y de la cerrajería moderna de las que destaca el bumping, la ganzúa y el impresioning. Estos ex militares eran expertos en lo que hacían, por lo que muchas veces no necesitaban llegar a la violencia para lograr sus objetivos.

La diversidad de técnicas les permitía abrir casi cualquier puerta, eso debido a que las cerraduras de las casas escogidas tampoco eran las más seguras de todas. Actualmente sabemos que la oferta en materia de protección puede resistir a ataques con técnicas conocidas, aunque eventualmente, sobre todo si hay tiempo, toda cerradura cede ante la técnica.

Estos ladrones lo tenían todo para obrar con relativa tranquilidad y eso es, quizá, lo que más preocupa de todo.

Ahora bien, más que preocuparnos por ex militares asaltando casas, debemos tomar acciones efectivas para que nuestra casa no sea víctima de tal situación, o como dicen en esta casa de cerrajeros en Barcelona: para que las probabilidades de que ocurran sean muy bajas.

Lo primero, sin dudas, es ir a una cerrajería y consultar con expertos en seguridad acerca de cerraduras y escudos protectores. ¿Por qué esta combinación? Pues porque con una buena cerradura que sea inmune al bumping o al impresioning estaremos poniendo una barrera y los escudos ayudan a proteger a las cerraduras contra los ataques con violencia, por ejemplo, con uso de taladros.

La puerta también cuenta, pues en el afán de conseguir los objetivos, un ladrón, más aún si hablamos de una banda organizada, no va a pensarlo dos veces para deshacerse de la puerta como sea. La sugerencia de los cerrajeros es invertir en puertas blindadas, pues éstas son las más resistentes a los robos por estar construidas con planchas en aleaciones de metales muy duros.

Quizá la pregunta que nos queda por responder es si aún podemos confiar en los cerrajeros la seguridad de nuestro hogar. La respuesta es, sin dudas, sí. El común denominador de los cerrajeros es que son profesionales que se preocupan por nuestra seguridad, estos cerrajeros militares georgianos son un caso particular, de cuyos motivos no sabemos nada.

Claro está, la preocupación puede seguir latente en muchos con respecto a quien maneja la información para abrir una puerta, además de los profesionales autorizados. Pero la verdad es que, con la difusión libre y descontrolada en Internet, es difícil determinar quién se hace con la información y quién la usa con fines vandálicos.

Sólo nos queda confiar en los sistemas de seguridad en los que hemos decidido invertir, sin duda. Es hora de plantearse cambiar la cerradura lo antes posible, para evitar ataques vandálicos en la zona en donde uno vive. No hay que verlo como algo improbable, pues cuando uno menos lo espera, cuando uno baja las defensas, es cuando se originan los crímenes.

Los interesados pueden visitar esta web para dotar a su vivienda con lo último en escudos de seguridad y cerraduras antibumping, o ir a la página de contacto en:

http://www.cerrajeros-24h.barcelona