AUMENTA EL VALOR DE TU CASA

Tu casa podría valer más de lo que crees: cosas a tener en cuenta

Siempre que queremos vender algo, tratamos de sacar el máximo rendimiento por ello. A la hora de hablar de la vivienda no es un tema fácil puesto que hay muchos parámetros en los que no podemos incidir para aumentar su valor

Mantenimiento del hogar. | ED
Mantenimiento del hogar. | ED
Tu casa podría valer más de lo que crees: cosas a tener en cuenta

Hay algunos aspectos que podemos mejorar para hacer que nuestra casa valga más dinero en el mercado inmobiliario; es por ello que, a continuación, vamos a tratar de ver cómo podemos aumentar el valor de nuestra vivienda mejorando algunas características y prestaciones que, tal vez, habíamos pasado inadvertidas.

En primer lugar, tendremos que servirnos de servicios como herramienta de Trovimap para realizar una tasación de nuestra casa y ver en qué valores nos podemos mover. De ahí en adelante, con una serie de arreglos y mejoras, podemos aumentar el valor de nuestro hogar.  

Vamos a ver entonces qué medidas podemos llevar a cabo para aumentar el valor de nuestro inmueble.

Cómo aumentar el valor de nuestra casa: medidas prácticas

Según el Instituto Nacional de Estadística, el consumo del hogar en las familias españolas ha ido aumentado con el paso de los años; este aumento de gasto no tiene por qué estar reñido con el rendimiento que esperamos obtener gracias a los diferentes arreglos que realicemos en el inmueble. De hecho, si mejoramos nuestro hogar, aunque gastemos dinero en el proceso, es bastante probable que se revalorice.

En primer lugar, vamos a ver cómo podemos mejorar la estructura de la casa. Muchas veces tenemos espacios que no merecen la pena o a los que no llegamos a dar uso como, por ejemplo, esa terraza a la que nunca salimos, ese despacho a modo de trastero, etcétera.

Pero si nos planteamos hacer una reestructura al piso, aumentaremos su valor porque estaremos ganando en metros útiles y la casa tendrá mejores condiciones; por ejemplo, unir nuestro salón con la terraza nos puede hacer disponer de un salón más grande y la pared de ese supuesto despacho podemos tirarla para ganar metros a otras habitaciones.

Otro de los aspectos que podemos hacer para mejorar la imagen de nuestro piso, es pintarlo. Una habitación recién pintada luce mucho más a la hora de que vayamos a venderlo puesto que la pintura consigue crear una imagen más limpia, nueva y con mejores acabados, características perfectas para los posibles compradores de la vivienda.

Al igual que las paredes, la misma importancia tienen los suelos. Acuchillar un suelo para dar una mejor imagen y presentarlo limpio, dará sensación de un mayor cuidado incrementando, así, su valor.

Llevar a cabo pequeñas labores de mantenimiento hace también que tu casa se vea más cuidada y que des un extra de seguridad y confianza al futuro comprador que se asegurará no tener un gasto de más que le obligue a cambiar grifería, la caldera, etcétera.

También existen diferentes elementos que podemos cambiar por un pequeño coste, como es el caso de las persianas y las cortinas. Unas persianas viejas dan aspecto de abandono al igual que las cortinas; por el contrario, presentarse con unas persianas blancas y brillantes va a dar la sensación de que nos encontramos el piso en un mejor estado, por consiguiente, ofreciendo un mayor valor de lo que tiene.

Limpiar toda la casa y quitar todo lo que no valga servirá para ver toda la capacidad de la que dispone nuestro hogar. Está claro que hay diferentes aspectos de nuestro piso que no podemos mejorar para aumentar su valor, factores como la ubicación escapan a nuestro control, pero todos estos aspectos que podamos cambiar con una voluntad de mejora ayudarán a que lo podamos valorar en una mejor cuantía.

Otro de los elementos con el que podemos jugar es con el de aumentar la iluminación del hogar. Gracias a disponer de una mejor iluminación, se va a poder ver mejor todos los rincones de la casa y vamos a ganar en amplitud visual. Este pequeño truco es sencillo de usar, simplemente aumentando unos pocos vatios nuestras bombillas o colocando más puntos de luz en diferentes rincones de la casa.

Para ir terminando, recordar que nuestra puerta principal de la casa es lo primero que se encontrará el comprador y, por tanto, es importante disponer de una puerta adecentada y que ofrezca una buena presencia. Guardar una buena imagen exterior hará que tenga un mejor aspecto lo que veamos dentro, o por lo menos que entremos con esa impresión.

Siguiendo estos pequeños trucos en los que, con algunos de ellos, tendremos que hacer una pequeña inversión, el valor de nuestra casa puede aumentar considerablemente. Piensa que a la hora de tasarla o de venderla en una inmobiliaria, el aspecto del hogar es importante.

Gracias a estos pequeños consejos, lograremos que la imagen sea más llamativa y que cause una mejor impresión.