EN ESTADO DE DESCOMPOSICIÓN

El Titanic al borde de su extinción

Según estudios, el naufragio del Titanic podría desaparecer en dos décadas debido a la acción de los microbios y la corrosión del agua del mar

El Titanic al borde de su extinción
El Titanic al borde de su extinción

El más famoso de los transatlánticos, RMS Titanic, hundido entre la noche del 14 y la madrugada del 15 de abril del año 1912 durante su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York, todavía se encuentra inmerso en las aguas del océano Atlántico.

Fue el mayor barco de pasajeros del mundo hasta su inauguración y la película en su honor, lo dotó de una asombrosa fama en la que a más de uno se le puso la carne de gallina con aquella historia de naufragio.

Hoy en día, se encuentra en estado de descomposición en el fondo de las aguas del océano Atlántico, más de un siglo después de su malogrado viaje. Siendo muchos los que ya le han puesto fecha fin a su armadura, antes de que desaparezca para siempre.

Los científicos creen que en alrededor de veinte años, ya no quedará nada de este majestuoso barco, debido a una especie de bacteria que poco a poco se esta comiendo su casco de hierro.

En su descubrimiento inicial, el barco se encontraba perfectamente preservado a unos 3,8km por debajo de la superficie, lugar en el que la falta de luz y las intensas presiones hacen de aquella, una zona inhóspita para la mayoría de la vida. Por este motivo, son las bacterias las que se encargan de masticar el metal, y por lo tanto, de su descomposición.

La investigación de estas bacterias comenzó en el año 1991, pero no fue hasta el 2010 cuando un grupo de científicos decidió identificar qué tipo de vida era. Ahora sabemos, que se trata de las bacterias Halomonas, capaces de sobrevivir en condiciones completamente extremas e inhóspitas para la mayoría de las formas de vida en la Tierra.

Sin embargo, esta no es la única bacteria que adora habitar en este tipo de naufragios. Sino que, varios tipos de microbios suelen colonizar uno de ellos casi inmediatamente después de que el barco se detenga en el fondo marino, construyendo rápidamente pegajosas películas sobre toda la superficie.

Este descubrimiento significa que eventualmente todos los naufragios, no solo el famoso Titanic, serán consumidos por completo tarde a temprano. Ya sea a través de las bacterias que comen metal o debido a la corrosión del agua del mar. Finalmente, todos ellos serán incorporados en los cuerpos de los animales y plantas marinas donde serán reciclados.