CIENCIA

El amigo que puede matarte

Las autoridades sanitarias han advertido sobre las graves consecuencias del uso del ibuprofeno, cuyo consumo puede incrementar el riesgo de paro cardiaco. Según la AEMPS, las personas que padecen enfermedades cardiovasculares no deben tomar más de 2.400 miligramos al día

Ibuprofeno.
Ibuprofeno.
El amigo que puede matarte

Muchas son las veces a lo largo de nuestra vida en las que sentimos dolores de cabeza o musculares y lo primero que hacemos es tirar del famoso ibuprofeno, un medicamento que tanto en España como en otros muchos países se pueden adquirir sin receta médica y que lo tomamos con total seguridad, como si de una gominola se tratara. Sin embargo, tiempo atrás, las autoridades sanitarias advirtieron del peligro de este fármaco e hicieron hincapié en las graves consecuencias que pueden sufrir sus consumidores.

Conforme a un estudio que se ha hecho público en la revista European Heart Journal (especializada en cardiología), el riesgo de paro cardiaco aumenta en un 31% cuando ingerimos ibuprofeno. Además, los resultados de esta investigación también señalaron que otros fármacos similares (antiinflamatorios no esteroideos) también son igual de perjudiciales incluso más.

Los procedimientos que llevaron a cabo los científicos para dar con los riesgos del consumo del ibuprofeno fueron el de reunir el número exacto de paros cardiacos que se dieron en Dinamarca desde 2001 hasta 2010 y el de conseguir toda la información relacionada con las prescripciones de este tipo de fármacos desde el año 1995. Hasta un total de 3.376 personas habían tomado estos antiinflamatorios un mes antes de ingresar en los hospitales. Las edades de las personas que padecieron estos graves problemas comprendían entre los 58,7 años y los 78,5.

El ibuprofeno y el diclofenaco, los fármacos más consumidos

Este tipo de medicamentos reciben las siglas de AINEs y, dentro de este grupo de fármacos, el ibuprofeno y el diclofenaco fueron los que más personas los tomaron, completando el 51% y el 22% respectivamente de su utilización total. Además, hay que destacar que en el periodo dedicado al estudio fueron 28.947 personas las que habían sufrido un paro cardiaco fuera de los centros hospitalarios en Dinamarca. Según los científicos, las graves consecuencias que han sufrido estos pacientes pueden deberse a la agregación de plaquetas que causan coágulos, provocan la estrechez de las arterias y posteriormente aumenta la retención de líquidos y sube la presión sanguínea.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) hizo pública una advertencia con el objetivo concienciar sobre el uso adecuado de ibuprofeno. El consejo sostenía que aquellos que padecen enfermedades cardiovasculares graves (cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, enfermedad arterial periférica o cerebrovascular) no se deben consumir más de 2.400 miligramos al día.