EL DESAFÍO DEL 1-O

El acoso independentista, de las calles a las redes

Carles Puigdemont animó el viernes pasado a los catalanes a encararse con los alcaldes que se negasen a permitir la celebración del referéndum. Sin embargo, ésto no se ha quedado solo en una protesta en la calle sino que los insultos han traspasado fronteras y han llegado a las redes sociales. También contra el 'mayor' Trapero, un héroe del independentismo hace solo unos días

Página web de 'comsempre.cat'.
Página web de 'comsempre.cat'.
El acoso independentista, de las calles a las redes

La 'Kale borroka' desencadenada en Cataluña para imponer el referéndum del 1-0 no solo se juega en las calles, con continuos escraches, sino en las redes. Políticos, periodistas, actores, incluso el hasta hace unos días héroe del independentismo, el 'mayor' de los Mossos, por acatar las órdenes de la Fiscalía. El nivel de violencia verbal se ha desatado desde que una independentista pidiera en Facebook que Inés Arrimada sufriera "una violación en grupo". "Botifler". "Vendido". "Imbécil". "Cobarde". "Traidor". "Cagueta". "Basura". "Trozo de mierda". "Maricón asqueroso". Todo insulto es poco en pro de la independencia.

Éstos son solo algunos de los epítetos que ha recibido en solo unas horas el alcalde socialista de Tarrasa, Jordi Ballart, tras su negativa a ceder espacios de su municipio catalán para el referéndum del próximo 1 de octubre. Los ataques violentos a los alcaldes los propicia una página web creada para consultar qué localidades permiten o no dichas votaciones. 

Ada Colau en Barcelona, Josep Fèlix Ballesteros en Tarragona, Ángel Ros en Lérida o Antoni Balmón en Cornellà de Llobregat son solo algunos de los alcaldes que han decidido negarse a la petición por carta de la Generalitat de ceder locales para las urnas. Ante esta decisión por parte de los ediles, una masa de independentistas catalanes, incitados por el presidente de la Generalitar, Carles Puigdemont, han interpretado esta negativa como una obstrucción a la consulta y han provocado que las quejas y protestas no solo hayan aumentado también en las calles sino que también se hayan trasladado a Internet.

La creación el pasado julio de la página web 'Comsempre.cat' ha provocado el aumento de estos insultos a través de su portal en el cual los catalanes pueden consultar si su ayuntamiento ha permitido la colocación de urnas o no el próximo 1-O. "¿Abrirán los colegios electorales habituales en tu municipio?" o "¿Dará tu alcalde o alcaldesa todas las facilidades para que los catalanes podamos decidir nuestro futuro votando?" son algunas de las frases que se pueden leer nada más acceder a dicha página. 

En caso de que el ciudadano descubra que su consistorio no permitirá la votación en los colegios electorales, éste es redirigido a la cuenta de Twitter del alcalde en cuestión para "pedirle poder votar". Todo esto ha provocado un aluvión de ataques, insultos y amenazas a una todo edil que no va colaborar con el referéndum, con frases como "más te vale no cruzarte conmigo porque te parto las piernas"

El alcalde de Tarrasa, Jordi Ballart, perteneciente al PSC, publicó hace unos días en su muro de Facebook que "se han metido con mi condición sexual y han traspasado el límite metiéndose con mi pareja y mis padres. Me han dicho que soy un vendido, un cobarde, un cagado y un traidor... Un 'sociata' de mierda... Me han sugerido que me vaya de Terrassa". A pesar de todas estas críticas, el regidor ha pedido la calma a la ciudadanía y ha asegurado que, aunque su Ayuntamiento no colaborará, si garantizará el "normal funcionamiento de la ciudad respetando a quien quiera votar y a quien no quiera hacerlo". 

Sin embargo, los alcaldes no están siendo los únicos objetivos de los ataques independentistas. Un gran número de ciudadanos catalanes entre los que se incluyen periodistas, políticos, escritores así como otros personajes conocidos que han manifestado públicamente su rechazo a la celebración del referéndum han sido insultados continuamente en las redes sociales.

Josep Luis Trapero –máximo mando de los Mossos d'esquadra– transmitió este miércoles la orden de la Fiscalía a sus agentes para que detuvieran el referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. Este mero hecho, casi administrativo, ha valido para ser objeto de la virulenta ira –de momento verbal– de los independentistas, inflamados estos días.

La lista de agredidos y damnificados continúa con personalidades como Jordi Évole, como Javier Sardá o Joan Manuel Serrat han sido tachados de "derechas", "fachas" y "soberbios de mierda" por mostrarse contrarios a las votaciones. Hace una semana, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, fue víctima también de dichos ataques después de que una independentista pidiera a través de Facebook que "la violen". La autora de estos comentarios, Rosa María Miras, fue incluso despedida de la empresa en la que trabajaba por la publicación: "Sé que me van a llover críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa". 

Ante estos ataques, el pasado viernes, la alcaldesa socialista de L'Hospitalet, Nuria Marín, pidió a todos los que insultan que "dejen tranquilos a los alcaldes". Estas declaraciones se produjeron poco después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, animase a los independentistas a encararse con los ediles que no apoyasen la iniciativa independentista.